NO HAY PAPEL

No hay papel es una comedía ácida, contemporánea, que conecta nuestra realidad del día a día con la poesía contenida en nuestras emociones y deseos. La unión perfecta entre ficción y realidad. Íntima y conmovedora, una de esas obras que te abraza de principio a fin.

No hay papel es una casa nueva. Tiempo sin verse. Dos mujeres, Julia era o es novelista. Clara era o es periodista. Un don y la pasión por las palabras. Han sido, ya no son. Buscan trabajo, sitio, certezas, reivindican su papel, un lugar en el mundo. No hay papel, hay personas. Se encuentran, se reconocen, no se integran, hablan, escuchan bien, beben o no, bailan, tienen miles de periódicos, una cicatriz bellísima, una ventana, poco tiempo, ningún hijo, fragilidad… y se ríen. Adoran la vida a pesar de haber perdido algún pedazo. Ellas son y se sienten diferentes pero son y se reconocen iguales a todos nosotros. Entre el deseo de salir adelante y el desarraigo de no poder vivir sin dignidad, se aferran a la alegría de afrontar el cambio, es decir, la vida: toman decisiones.

Dirección Víctor Velasco

Autora: Beatriz Bergamín

Dirección de Arte: Cecilia Bergamín

Diseño de Iluminación. Jon Anibal

Diseño de videoproyección. Jaime Aroca

Intérpretes. Ángeles Martín y Beatriz Bergamín

Género. Teatro

Compañía. Desafora2